Saltar apartados

Arantxa Sánchez Vicario

SOLEMNE ACTO DE ENTREGA DEL «LAUREL DE ORO» A DOÑA ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO

Laudatio pronunciada por Don Gabino Ponce Herrero

Palabras de Doña Arantxa Sánchez Vicario

Palabras del Magfco. y Excmo.Señor Rector Andrés Pedreño Muñoz

Deportistas galardonadas por su especial trayectoria

Álbum fotográfico

 

UNIVERSIDAD DE ALICANTE

23 DE NOVIEMBRE DE 1994 

LAUDATIO PRONUNCIADA POR DON GABINO PONCE HERRERO CON MOTIVO DE LA ENTREGA DEL «LAUREL DE ORO» DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE A DOÑA ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO.

MAGFCO. Y EXCMO. SR. RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE, EXCMOS. E ILMOS. SEÑORES, SEÑORAS Y SEÑORES

Como Director del Secretariado de Deportes y como docente, resulta para mi un honor ser el portavoz de esta iniciativa universitaria, dado el rango del personaje que recibe la laudatio, y al mismo tiempo me complace el realce y magnificencia del acto, convertido por su trascendencia y significación en hito singular en la vida académica, especialmente relevante por cuanto supone de reconocimiento de una trayectoria vital en el ámbito deportivo especialmente brillante, acompañada de un cúmulo de valores humanos igualmente sobresalientes y ejemplarizantes. 

Podría afirmarse que la entrega del Laurel de Oro de nuestra Universidad supone en el ámbito deportivo el mismo reconocimiento que la concesión del Doctorado Honoris Causa en el campo de las ciencias. Esto es, se premia las circunstancias profesionales que concurren en una persona porque la Universidad reconoce su magisterio, se ve reflejada en los valores que ese personaje encarna o bien aspira a conseguirlos, a hacerlos suyos por su alto significado humanístico. Supone, en definitiva, incorporar al acervo académico la figura de una persona cuyo trabajo y tesón le han permitido destacar en una profesión tan dura y sacrificada como es la del deporte profesional, forjando a la vez una personalidad modélica. 

Tales son los atributos que ornan la figura de Doña Arantxa Sánchez Vicario. Por ello y por el excepcional estado de forma que atraviesa la galardonada, seguido de un rimero de éxitos, la elección de la primera figura del deporte acreedora de este reconocimiento universitario ha resultado muy fácil. 

En efecto, no hubo más que proponer una serie de personalidades del mundo deportivo entre los miembros del Comité Permanente de la Comisión de Deportes de la Universidad para que, al instante, sobresaliese el nombre de Arantxa. Había otros candidatos, todos ellos merecedores de tan alta distinción, con sobresaliente curricula y excepcionales méritos, pero la larga serie de triunfos a que Arantxa nos ha acostumbrado en este año no dejaba lugar a duda y, de inmediato, se elevó al Rectorado la propuesta, siendo de igual manera apreciada y aceptada con especial júbilo y, por ello, resuelta la concesión del Laurel de Oro con absoluta satisfacción de todos los estamentos universitarios. En definitiva, aceptada con enorme ilusión por toda la comunidad universitaria (como han puesto de manifiesto las efusivas muestras de cariño que Arantxa ha recibido, y probablemente ha sufrido, en el accidentado trayecto por el Campus. Ruego sepa comprender que todo ha sido fruto del enorme cariño y de la admiración que se le dispensan en Alicante.

Y ello porque, además, Arantxa ha tenido el gancho popular que ha propiciado la incorporación espectacular de las nuevas generaciones de chicas al deporte, o mejor dicho, al tenis, convertida en ídolo juvenil cuyos posters compiten ventajosamente con el de roqueros y artistas en las paredes de los dormitorios. Por eso, es un inmenso honor que nuestro futuro complejo tenístico lleve el nombre de Arantxa Sánchez Vicario. 

Arantxa ha llenado un inmenso vacío en el panorama tenístico español. Juego con raíces antiguas, el primer reglamento que tuvo fue establecido por el capitán Wingrield en 1877, para la disputa del primer torneo de Wimbledon. En nuestro País, el tenis empezó en sus primeros años, no dejó de ser un juego de la alta sociedad, al que pocos tenían acceso: sólo aquellos que podían permitirse el lujo de ser socios de los pocos clubes que, por entonces, tenían canchas de tierra batida. 

De esos tiempos heroicos datan las primeras y únicas proezas del tenis femenino español hasta la irrupción fulgurante de Arantxa. Se trata de la portentosa y casi mítica figura de Lilí Álvarez, Duquesa de la Valdene, que llegó a disputar tres finales consecutivas del torneo de Wimbledon, en los años 1926, 1927 y 1928, aunque sin llegar a ganar ninguna de ellas. 

Tras su figura desaparecen prácticamente de la escena mundial los tenistas españoles hasta que, a principios de los años sesenta, Manuel Santana, "Supermanuel ", comenzó a ganar los más importantes torneos internacionales. Puede trazarse un claro paralelismo entre lo que supuso para el tenis nacional masculino la trayectoria de Manolo Santana y lo que supone hoy día la figura de Arantxa:

"si con Santana se acabaron los prejuicios de clase contra la práctica del tenis y la España del Desarrollo" se llenó nuevas canchas colapsadas por aprendices de todas las capas sociales, ha sido Arantxa la que ha popularizado la práctica femenina más allá de los estrictos límites de los contados clubes de prestigio nacional, llenando las escuelas de tenis de niñas ansiosas por emularla".

Retornando el hilo histórico para pergeñar de manera adecuada la importancia de la figura de Arantxa, debe señalarse que, tras los señeros pero esporádicos logros de Andrés Gimeno en Roland Garrós, en 1972, y Manuel Orantes, en el Open de Estados Unidos, en 1975, de nuevo se hizo el vacío en el panorama tenístico nacional, hasta la aparición sublime de la familia Sánchez-Vicario. Fue primero su hermano Emilio quien retomó la antorcha de las competiciones y el reconocimiento internacional, devolviendo al tenis la popularidad perdida.

No obstante, ha sido la fulgurante estrella de Arantxa la que le ha llevado, de ser la última de la saga familiar que lleva esos apellidos de renombre internacional -Marisa, Emilio y Javier- a colocarse en lo más alto de los escalafones familiar, nacional y mundial, restando en cierta medida protagonismo a las fenomenales trayectorias deportivas de sus hermanos y, en concreto, a la de Emilio, que ha sido la primera raqueta masculina del país.

Es conocida la peculiar predisposición natural de Arantxa por el tenis. A los ocho años ya peloteaba en serio a las órdenes de su primer entrenador. Un buen día, Andrés Gimeno la vió jugar con niñas que le doblaban en edad y en estatura y se la llevó al Club Vilana para impartirle clases particulares. 

A partir de esa feliz circunstancia comenzó a destacar, jugando torneos infantiles por distintas ciudades españolas, en donde asombraba por lo fuerte que le pegaba a la pelota y por su capacidad de llegar a las bolas más difíciles. 

En 1984, a los 12 años de edad se proclamó Campeona Infantil de España, y en septiembre de 1985 decidió incorporarse plenamente al universo tenístico, ganando a la sazón su segundo Campeonato Infantil de España y, a la vez, con sólo 13 años, consiguiendo convertirse en la más joven Campeona absoluta de España. 

Aceptados como propios los principios de sacrificio, tesón y disciplina, en mayo de 1986, con 14 años de edad, entró en el circuito internacional. Pero es en 1987 cuando se produce la gran eclosión de Arantxa: cuarta finalista en Roland Garros y en Roma, llega a la tercera ronda en Charleston, Hamburgo y Amelia Island, y acaba entre las cincuenta mejores del mundo. 

En 1988 formó parte del equipo olímpico español en los Juegos de Seúl. Empezó en 1989 siendo la decimoctava del mundo, en plena trayectoria ascendente, y el día 11 de junio proporcionó al país uno de los más memorables días de gloria deportiva, al vencer en la final de Roland Garros nada menos que a Steffi Graf, tras un duro y brillante enfrentamiento prolongado durante dos horas: se convertía así en la ganadora más joven del torneo y accedía hasta el quinto puesto en el ranking de la WTA. 

Desde ese partido, Arantxa ha pasado a formar parte por méritos propios del selecto y reducido Olimpo tenístico, y cada una de sus actuaciones posteriores no ha hecho sino forjar la leyenda y el mito. 

Se ha proclamado seis veces más Campeona Absoluta de España, ha sido semifinalista repetidas veces en los torneos del Gran Slam, ha arrasado en innumerables competiciones internacionales. En 1992, enrolada de nuevo en el equipo olímpico español, consiguió la medalla de bronce en individuales y medalla de plata en dobles en los Juegos de Barcelona. 

Por fin, en 1994 se ha consagrado como la más rutilante de las estrellas del firmamento tenístico ganando, entre otros torneos, en Roland Garros y en el Open de Estados Unidos, siendo recientemente proclamada la número uno mundial en cuanto a torneos ganados, y sin duda ha de ser igualmente aclamada como número uno mundial en el ranking de la WTA. 

Tan excepcional trayectoria deportiva ha ido dando forma a una personalidad caracterizada por un fuerte espíritu de lucha en la pista y por un carácter amable y simpático fuera de ella. Es sin duda la deportista que atesora mayores valores humanos y, por ello, la número uno mundial desde hace tiempo. 

Su juego brillante y entretenido nos ha proporcionado momentos deliciosos y lances indecíblemente ricos en técnica e inteligencia. A ello suma Arantxa una proverbial resistencia física y una encomiable capacidad de sacrificio muy fuera de lo común. 

Tales son las virtudes que hoy pretendemos ensalzar y reivindicar como muestras, al entregar este merecidísimo galardón a Arantxa Sánchez Vicario, con el que sin duda nos premiamos a nosotros mismos, y constituimos un trofeo sin parangón en el mundo universitario, que supone un paso más de esta joven y dinámica Universidad hacia el objetivo de ocupar el espacio que le corresponde en el mundo de la educación, de la ciencia y de la cultura.

Muchas gracias Arantxa

Muchas Gracias

 

PALABRAS DE DOÑA ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO CON MOTIVO DE RECIBIR EL «LAUREL DE ORO» DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Es para mí un gran honor ser la primera deportista que recibe este galardón. Tiene un alto significado por cuanto se trata de un reconocimiento en cierta medida supradeportivo, ya que valora tanto los éxitos logrados en el mundo del tenis como la calidad de la propia trayectoria vital, aspecto no siempre reconocido y, en el difícil mundo de la alta competición, con frecuencia relegado por otros intereses más competitivos.

Por ello, con ser varios los reconocimientos que he recibido en los últimos años, éste en particular alcanza de lleno todas mis inquietudes ya que con él se premia al conjunto de aspectos que configuran mi personalidad, y no sólo a la faceta deportiva como es más habitual. 

Quiero dar las gracias a la Universidad de Alicante porque ha visto en mí una valedora del deporte en su conjunto y, en particular, de la integración de la mujer en la práctica deportiva. 

Este premio y las muestras de cariño recibidas me hacen sentir verdaderamente universitaria, anhelo de difícil consecución para los deportistas de alto nivel, devorados por la rutina de los intensos entrenamientos y por la locura de los apretados calendarios de competición. Agradezco al jurado y al claustro de esta Universidad haberse fijado en mí para la primera entrega de este galardón, y a todos vosotros os agradezco la calurosa recepción que me habéis brindado. 

Muchas gracias autoridades académicas. Muchas gracias Universidad de Alicante. 

PALABRAS DEL MAGFCO. Y EXCMO. SR. RECTOR DON ANDRÉS PEDREÑO MUÑOZ

La institución de los premios "Laurel de Oro", para galardonar a los deportistas españoles de alto nivel, nace de la entusiasta y dinámica vocación de los colectivos universitarios en favor de las trayectorias ejemplares, que sobre la base del esfuerzo y disciplina les permite alcanzar las mayores cotas nacionales e internacionales. Es nuestro modesto homenaje de quienes constituyen un buen reflejo de una filosofía competitiva, pero sobre la base de valores como la nobleza, el juego limpio, el respeto al adversario, el afán de superación....

Permítanme que inserte muchos de los valores implícitos en la filosofía del deporte para extrapolarlos al sentir de nuestra juventud universitaria: curso a curso se refuerzan las inversiones en difusión de la cultura, entendida ésta como una panoplia multidisciplinar, en la que la cultura física, la atención al propio cuerpo, la práctica, en fin, de cualquier modalidad deportiva constituye actividad destacada. Pero también nuestra apuesta media en el reconocimiento y aplauso de aquellas trayectorias excepcionalmente ejemplares. 

El "Laurel de Oro" nace, pues con vocación de premiar esfuerzos constantes y excepcionales por mejorar, que se plasma en el dominio brillante de la técnica y en el logro de sabiduría. 

Nadie mejor que Arantxa para merecer este primer galardón, ya que en su trayectoria se ven reflejados muchos de los valores que comparte esta Universidad. 

En Arantxa, deportista de "excelencia", se conjugan todas las virtudes expuestas. Su curriculum como jugadora se caracteriza por el afán constante de superación, por el esfuerzo cotidiano por alcanzar nuevas metas y, en definitiva, por trazar un meteórico ascenso desde sus primeros balbuceos tenísticos como niña, apenas hace unos años, hasta consagrarse como astro internacional de esa disciplina siendo todavía excepcionalmente joven. 

Pero, si su curriculum como deportista de alto nivel resulta espectacular, no menos impactante ha resultado su influencia sobre el deporte en España y, de forma especial, el enérgico impulso que su propia figura, sus logros, han propiciado a la incorporación de la mujer al deporte. 

En su persona se han confabulado en fin, esfuerzo, tesón, constancia y dominio de la técnica, junto con amabilidad y simpatía, para configurar una personalidad de fuerte carisma y gran magnetismo, que ha impactado muy favorablemente en el conjunto de la sociedad y, de manera especial, entre las mujeres más jóvenes. 

Se premia una trayectoria ejemplar, adornada por las virtudes ya elogiadas, que el claustro reconoce como suyas. 

Enhorabuena y gracias por aceptar nuestro homenaje. Nos gustaría que nuestro esfuerzo en las tareas docentes e investigadoras se viera reflejado en término de éxito en las cotas que has alcanzado con tu esfuerzo, tesón y entusiasmo.

DEPORTISTAS GALARDONADAS POR SU ESPECIAL TRAYECTORIA

La Universidad de Alicante quiere premiar en las deportistas seleccionadas el esfuerzo y la constante incorporación de la mujer al mundo del deporte. En este caso, a las mejores tenistas alicantinas.

Estas son las galardonadas conforme con la prelación establecida por las asociaciones de tenis de la provincia de Alicante,

DEPORTISTAS GALARDONADAS 
CLUB NOMBRE JUGADORA
1. CLUB DE TENIS ALACANT ANA BELÉN AGUILAR
2. CENTRO DEPORTIVO LA MARINA MARISA RICHELLE DEJON
3. CLUB ATLÉTICO MONTEMAR PAULA BARIA DOCTOR
4. CLUB DE TENIS ELCHE VANESA CERDÁN SORIANO
5. CLUB DE TENIS LA VILA ÁNGELA MORA ÁVILA
6. CLUB DE TENIS VILLENA GLORIA PASCUAL ABELLÁN
7. CENTRO DEPORTIVO CUCUCH Mª JOSÉ MILLARES
8. CLUB DE TENIS SAN JUAN CAROLINA JIMÉNEZ ROY
9. CLUB DE CAMPO ALICANTE ANA Mª DOMENECH SEMPERE
10. CLUB DEPORTIVO VISTAHERMOSA DIANA PETRAT MATA
11. CLUB DE CAMPO ELDA Mª ÁNGELES REQUENA MARTÍNEZ
12. CLUB DE TENIS SANTA POLA PAULA FERNÁNDEZ VEGA
13. CLUB DE TENIS BELIANA LLANOS SORIANO ORTEGA
14. CENTRO EXCURSIONISTA ELDENSE ANA MORENO SOLO
15. CLUB DE CAMPO ELCHE SARA MIRÓN VIZCAINO
16. CLUB DE TENIS ONIL Mª MAR FUSTER FERRY
17. C.T. AKRA LEUKA LUISA CRESPO FERNÁNDEZ
18. CLUB DE TENIS ALICANTE BEATRIZ DAVALES PUERTA
19. SOCIEDAD DE TIRO DE PICHÓN MARINA FERNÁNDEZ GIL
20. CLUB DE TENIS SAX MERCEDES LATORRE PLA
21. CLUB DE TENIS JAVEA ANA CATALÁ CHOLISI
22. CLUB DE TENIS PEGO EVA T. PIEVA ESCRIVÁ
23. CLUB DE TENIS TAMARIT ANABEL JAÉN GONZÁLEZ
24. UNIVERSIDAD DE ALICANTE MAR GARCIA LÁZARO
25. UNIVERSIDAD DE ALICANTE ROSA M. HERNÁNDEZ CASCALES

 

ÁLBUM FOTOGRÁFICO

Diploma Arantxa

SERVICIO DE DEPORTES


Universidad de Alicante
C/ Alicante, s/n
03690 - San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 37 39

Fax: (+34) 96 590 93 02

Facebook: http://www.facebook.com/deporteenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464